FÚTBOL PROFESIONAL

FIGURA EN EL REGRESO A CASA

Con su ingreso al Bosque después de casi once años desde tu partida, Lucas Armando Lobos le cambió la cara un equipo impreciso que no encontraba los caminos frente a Huracán.

Podio: Lucas Lobos, Luciano Perdomo, Franco Niell.

Alexis Martín Arias (5): no tuvo trabajo con tiros al arco, pero se mostró impreciso y con muchas dudas a la hora de salir a cortar.

Facundo Oreja (6): no siempre con precisión y finalizando bien la jugada, pero cuando pudo se sumó al ataque. No tuvo problemas en la marca.

Sebastián Gorga (5): para rechazar, ya sea por abajo o por aire, estuvo correcto, pero para salir desde el fondo o conducir no es nada fiable.

Maximiliano Coronel (7): en su segundo partido después de la lesión demostró que el tiempo fuera del campo quedó atrás. Con firmeza anuló a Mendoza, y se animó a trasladar cuando las opciones de pase escaseaban.

Lucas Licht (6): punto adicional por el penal, pero el capitán tuvo un rendimiento bajo. Sufrió la velocidad de Angulo en la primera mitad, y los arranques de Romero Gamarra en la segunda.

Nicolás Ibáñez (5): no siente la banda como mediocampista, y eso afecta en su rendimiento. Mejoró cuando se adelantó para acompañar a Niell.

Luciano Perdomo (7): cada vez mejor el mediocampista surgido de las inferiores. Incrustado entre los centrales para una posible salida limpia, atento para los huecos que quedaban en la defensa y solidario para cubrir las espaldas de Lobos cuando ingresó. Cada vez más completo.

Ramiro Carrera (5): comenzó como mediocampista interno, delante de Perdomo, pero no se veía cómodo en esa posición. Se mostró y buscó ser descarga constante pero distribuyó con pases inofensivos o errados.

Daniel Imperiale (5): buscó romper por derecha y lo consiguió en varias oportunidades. De los más regulares en lo que va de la temporada.

Pablo Vegetti (5): tuvo la más clara del primer tiempo, pero Díaz le ahogó el grito. Ganó por arriba se mostró muy activo. Pagó con su salida la falta del juego del equipo.

Franco Niell (7): movedizo tanto para generar espacios como para desbordar. En algunas oportunidades decidió mal, pero fue un peligro constante.

Ingresaron:

Sebastián Romero (6): le dio claridad y sentidos a los pases en el mediocampo. Más allá de no ser vertical, su ingreso le permitió al equipo adelantar las líneas y que la pelota no circule solo entre los centrales.

Lucas Lobos (8): su ingreso contagió al equipo y a la gente. Con pases verticales adelantó al equipo y generó diferentes sociedades a la hora de aguantar el partido con la pelota. Gran regreso.

Dardo Miloc (4): perdió una pelota que pudo haber sido peligrosa, y una desatención que arregló Licht.

 

Foto: Gentileza Letra G

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *