FÚTBOL PROFESIONAL

NO ENCUENTRA LA BASE

Gimnasia cayó ante Lanús en el Nestor Diaz Perez. El Lobo no pudo ante el último campeón del fútbol argentino y acumula cinco encuentros sin ganar.

No pasa por momentos de tranquilidad Gustavo Alfaro en el tripero, los cinco partidos al hilo sin ganar y la eliminación de la Copa Argentina demuestran que aún no le encontró la vuelta que desea al equipo. Eso preocupa al DT que deberá buscar en estos dos partidos que quedan antes del resceso, una base para arrancar la pretemporada y fortalecerla desde allí.

El entrenador albiazul volvía al 4-4-2 que utilizó al principio del torneo, pero con una diferencia, jugaban Federico Rasic con Pablo Vegetti en la delantera, las dos torres. Poco pudieron hacer a lo largo del partido, más allá de algun buen pivoteo para los ingresos de Faravelli o los volantes que se sumaban al ataque.

Mauricio Romero jugó nuevamente en la zaga central, el oriundo de General Pico, hizo un buen partido acompañado de Manuel Guanini. La mitad de cancha parece un problema para Alfaro. Con Nicolás Ibañez jugando lejos de su zona habitual (la delantera) pierde mucho Gimnasia, a eso se le suma que Luciano Perdomo no pudo afirmarse junto a Chirola Romero en la zona media del campo. La falta de desequilibrio hace que el Lobo no pueda romper los esquemas rivales.

La carencia de picardía se siente mucho en un equipo que peca de no ser rebelde. Termina siendo inocente el tripero y no puede imponer una forma de juego ante el rival que, lo domina porque se deja dominar. Los equipos son armados en función del contrincante, a la espera de qué pueda llegar a pasar en el desarrollo del juego, a veces sale pero en su mayoría queda expuesto el equipo por el bajo rendimiento. Una vez que encuentre la base el rendimiento llegará solo.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *