Tribuna

CON SUPLENTES

Clásicos curiosos por sus desarrollos, por lo sucedido en las previas. Todo en la Semana Clásica a la espera de un nuevo cotejo que se dará en la Ciudad de Quilmes.

Corría el año 1933, Gimnasia había ganado el primer clásico de la temporada por 2 a 0 con una brillante actuación del equipo y con los tantos de Naón y Gonzalez Peralta, recibía a Estudiantes un 16 de julio de ese mismo año. Los dirigidos en aquel entonces por Emerico Hirschl iban punteros en la tabla de posiciones con grandes partidos, sólo habían caído en dos ocasiones de los 17 partidos que iban disputados, un gran récord. Uno de los partidos perdidos fue, justamente, antes del clásico mencionado, el Lobo cayó 4-2 ante Platense.

¿Qué tiene de particular el partido disputado aquél 16 de julio? Que los jugadores albiazules estaban en huelga y en forma de protesta no se presentaron ese día, por lo que, se plantó en cancha una formación totalmente distinta, plagada de suplentes. Ese equipo, el titular, se caracterizaba por el gran poderío ofensivo que le daba Arturo Naón, que en esa temporada marcó nada más y nada menos 33 tantos y ayudó al equipo a ser el más goleador del certámen con 90, además Minella y el uruguayo Miguens hacían de las suyas, por algo el equipo era apodado “El Expreso”. Pero aquel clásico, uno de los primeros de la etapa profesional, lo tuvieron que jugar los más jóvenes, entre ellos se destacaban Miguel Curell y Manuel Fidel. El técnico fue Horacio Sancet que, por cierto, había sido jugador en la etapa amateur.

Era un partido duro, según narran las crónicas de la época. Gimnasia tuvo algunas para abrir el marcador pero se le negaba, hasta que a los 38′ del complemento Del Prete puso el 1-0 para la alegría de los allí presentes al vencer a Capuano. Vale destacar, que Emilio Del Prete jugó su único partido en Gimnasia, luego pasó a Chacarita. La huelga se resolvió rápidamente y el partido siguiente volvió “El Expreso” pero cayendo ante Velez en Liniers, luego golearon a Tigre por 7 a 1. Pero, en el tramo final de aquella temporada, perjudicado por los arbitrajes, no pudo hacerse del campeonato. Un polémico partido ante San Lorenzo, donde los jugadores del Lobo se sentaron en la cancha y no jugaron, ni siquiera sacaron del medio, pero el local seguía jugando a instancia del juez principal. Ya le había ocurrido algo similar contra Boca, donde el arbitraje influyó en el resultado final, Gimnasia no pudo reponerse y terminó a 4 unidades de San Lorenzo.

La tradicional formación era: Atilio Herrera; Evaristo Delovo, Humberto Juan Recanatini; Oscar Montañez, José María Minella, Angel Miguens; Tomas González, Alberto Palomino, Arturo Naón, Armando Zoroza, Ismael Morgada.

Aquél clásico lo jugaron: Federico Ruiz; Ricardo Martín y Julio Di Gianno**; Salvador Fernández, Carlos Garza y Antonio Belli; Miguel Curell, Manuel Fidel***, Emilio Del Prete, Enrique Gainzarain* y Juan Raúl Echevarrieta.

*Debutó en ese partido

**Fue su único partido como profesional

***Segundo máximo goleador histórico de Gimnasia.

Foto: GELP

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *