VOLEY

“EL RESPETO Y LA ENTREGA A LA CAMISETA SON INNEGOCIABLES”

Julieta Maresca, entrenadora de las divisiones inferiores de Gimnasia, habló en exclusiva con SOMOS LOBOS sobre el momento de sus dirigidas y el aprendizaje diario a las más chicas. Además, su rol como formadora: “Debo darles el mejor elemento capacitado para que jueguen al máximo nivel”.

Si bien las Lobas campeonas nacionales se llevan todos los flashes de las fotos, detrás de esa copa hay un gran trabajo hecho por el Departamento de Vóley y del apellido Casamiquela. Sin embargo, la formación de las jugadoras también es esencial para semejante logro y eso conlleva un nombre y apellido: Julieta Maresca.

La entrenadora de las divisiones inferiores habló con nosotros sobre el objetivo de sus dirigidas en el torneo: “Esta mitad del año es muy positiva porque estamos entre los cuatro primeros. Nuestro objetivo está entre los ocho mejores para no jugar la rueda descenso, poder disputar competitivamente contra los mejores equipos de la zona y seguir desarrollando a nuestras jugadoras para mas adelante”. La clasificación es importante para la formación de las chicas: “El nivel de competencia siempre implica que el jugador quiera mejorar, determina el cómo vamos a trabajar en la semana; así que esta altura del año estamos finos con los números, con la tabla para después dedicarnos a trabajar, a formar sin buscar ningún tipo de búsqueda de campeonato”, aportó.

Analizando lo que es la actualidad de la cantera tripera y sus diferencias con el pasado, Julieta remarcó: “Gimnasia está formada en las inferiores por muchas jugadoras del club. Cuando llegue el año pasado había una deserción muy grande que se había dado años anteriores especialmente en sub 19 y sub 21, así que este año decidimos traer a chicas del interior que tenían experiencias en otros clubes con la Liga Nacional para reforzar y que la Sub17 no esté todo el tiempo jugando y sienta obligación en las categorías superiores”, esto permite la competencia interna: “Creo que no hay mejor, además de la competencia con el rival, la competencia interna por un puesto, te hace del jugador con otro carácter, personalidad. A veces el jugador se toma permisos porque sabía que jugaba igual. Por eso este año quisimos hacer equipos muy competitivos y parejos para que las mejoras e intensidad del entrenamiento cambian”.

Ya metiéndose en lo que es la actualidad de las lobitas, Maresca habló sobre la Superfecha Sub17, disputada el finde pasado: “El objetivo del equipo era llegar a la final. Es un equipo muy responsable, están bien formadas deportivamente y estaban mentalizadas para llegar a la final. Hicieron un esfuerzo enorme con Boca, porque el sábado terminamos de jugar a las once, volvimos a la ciudad y a las ocho de la mañana volvimos a viajar, para jugar con Boca que le ganamos 2-0 y me parece que quemamos las naves en la semi. En la final Tortuguitas hizo un gran partido, lo habíamos enfrentado en el año y ganamos 2-0; pero ellas hicieron un partido impecable, perfecto y nosotros no pudimos con eso. Igualmente muy satisfecha por el nivel que mostró el equipo, la actitud que demostró y por llegar a la final, que no es poca cosa”.

La entrenadora no pasó por alto el clásico en inferiores, que se jugó en calle 4: “El clásico es fantástico, no hay un partido en el vóley que se juegue en el ámbito que es el Gimnasia-Estudiantes y ese marco se vio reflejado acá. Primero buscamos toda la semana bajar la intensidad a las chicas, porque en las redes sociales se calienta el ambiente y además todos tienen muchas fichas ahí; las chicas reciben el fixture y dicen “el clásico se juega en la fecha 12” es lo primero que te dicen. A mi me encanta y fue muy positivo, porque las chicas jóvenes manejaron muy bien la adversidad y la tensión. La Sub17, por ejemplo, terminó jugando como si jugaran en el patio de su casa. Además ganamos en Sub 19 muy bien y perdimos Sub21 que era el más difícil, pero híper satisfecha. Por el clima también, la actitud de los padres fue impecable; el club estaba precioso y fue todo azul y blanco como un espectáculo”.

Entre sus dirigidas, tuvo tiempo para hablar de dos jugadoras; Berenice Almeyda y Carolina Onofri: “Que Bere (Almeyda) esté en la selección es un orgullo enorme, ya que tiene muchas condiciones y le deseo lo mejor en el Mundial; va a vivir una experiencia única y se lo merece por cómo entrena. Carolina (Onofri) es una máquina de dar, en las divisiones inferiores es una de las figuras y ojalá pueda plasmar lo que hace en inferiores cuando entra en mayores, que no es lo mismo. Como entrenadora siempre le digo que cuando se plante en un partido de mayores y asuma la cantidad de pelotas con la responsabilidad que lo hace tendrá mucho tiempo para jugar en División de Honor; sea en el rol que sea debe tener esa mentalidad que tiene cuando está con las chicas”.

Fuera de lo deportivo, uno de los papeles más importantes en una formadora es lograr la identificación con el club, y eso Julieta lo sabe: “Las mayorías de las chicas son hinchas del club, van a la cancha y están atentas a todo. La identidad primero pasa por el respeto a lo que hacen y que conozcan la historia de Gimnasia, no es sólo campeón nacional este año, y el poli no se llena sólo estos tres años; recuerdo una final con Catamarca que el poli era una hervidero y que fueron pósters central de El Gráfico. Quiero que conozcan la historia de Gimnasia, que hubo gente que se sacrificó y deportistas que han hecho historia que trascendieron al club; por eso deben saber toda la historia y que merece respeto. Depende de nosotros los entrenadores perfilar qué tipo de deportistas queremos en el club; qué les vamos a permitir y que no. El respeto y la entrega a la camiseta que tienen puesta son innegociables”.

Pero las estrellas y los buenos resultados no nublan al vóley albiazul, que sigue en busca de más: “Me imagino seguir creciendo, estamos en un año muy bueno pero siempre hay cosas para ajustar, para mejorar. Me imagino seguir jugando finales de la División de Honor y trabajan para eso; se tiene los recursos y el apoyo del club. Por parte de las inferiores espero proveer a las mayores la mayor cantidad de jugadoras posible, ese es mi desafío y lo que prometí al departamento de vóley, lo que hago desde abajo para que puedan salir campeonas de arriba; darles el mejor elemento capacitado para que jueguen en el máximo nivel”.

Finalizando, Julieta remarcó justamente esta relación entre primera y formativas: “La conexión es excelente. Con Alicia he sido la ayudante en el 2004; así que conozco la idiosincrasia del club y la del vóley. A Paula la conozco hace 23 años, hemos trabajado juntas y nos relacionamos abiertamente. Ya estamos mirando ahora los puestos que tenemos que cubrir para el año que viene; nombres, de dónde, y posiblemente viaje al mundial de agosto para ver jugadoras, como en la Copa Argentina Sub19 también para ver jugadoras, pensando lo mejor para las dos planteles. Paula fue entrenadora  de las divisiones inferiores, y por eso piensa darle cabida a las más chicas, obviamente con otro rol; desde atrás, para aprender y acompañar, que se formen en un equipo campeón. Después el proceso dirá si tendrán participación o no, pero Gimnasia les da el lugar y eso es grandioso”, cerró.

 

Foto: Cecilia Cárdenes

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *