DEPORTES EL CLUB HOCKEY

LUCHA POR LA DIGNIDAD

EDITORIAL

“La única lucha que se pierde es la que se abandona” 

Ernesto “Che” Guevara

Lluvia en un miércoles raro. Dentro de la sede, las niñas de hockey forman un círculo con papeles desparramados y escriben frases como “Queremos la cancha”, “¿Les parece justo caminar 4 cuadras para ir al baño?”, entre otras. De fondo, suenan golpes que emulan bombos, cánticos, y se juega un pequeño “hockey de salón” en el hall central; los trapos de las lobizonas, con la consigna más fuerte, la que sostiene a la familia: “La fortaleza del Lobo es la manada”. Luego del cónclave entre el oficialismo y la oposición del día martes, donde el sector que no gobierna el Club elevó una propuesta, que fue vista como excesiva por el gobierno, las jugadoras y los padres realizaron una sentada pacífica. Esa propuesta, excesiva o no, era concreta para terminar de concluir un sueño, que parece ahora una ilusión inalcansable. Desde el año 2013, Las Lobizonas vienen con promesas de la construcción de la cancha, algo que se confirmó reiteradas veces y no se cumplió; sin ir más lejos el propio Pellegrino hizo oficial la compra de la carpeta de sintético en diciembre de 2016. Pero los meses pasaron, y todo avance que se hizo en un momento (siempre mínimo) quedó obsoleto.

Las horas pasan, los días pasan, los meses pasan y los años, también. Lo que no pasa es la ilusión de tener algo que se merece, un predio digno con cancha de césped sintético que esté a la altura de un Club como Gimnasia. Muchos se llenan la boca hablando de que los deportes amateur son el alma de este Club, muchos están en comisión directiva, pero no se hace lo suficiente para hacerlos sentir dignos. Lo que está asegurado, de más está decirlo, es la entrega por los colores, por la camiseta, por el escudo; con amor, sacrificio y esfuerzo, con todas en contra, las chicas de hockey llevan año tras año a Gimnasia a cosas importantes. Hubo un tiempo, que por distintas situaciones, el deporte en la institución fue sancionado por 99 años, por una gresca; recién hace seis años se volvió a dar rodaje y fueron sumando infinidad de chicas hasta formar categorias infantiles y también ser competitivas en las más grandes.

Pero ¿qué sucede? Haciendo analogías, con poco sentido quizás, pero para que el hincha de a pie de Gimnasia comprenda: la situación, es como si el plantel profesional de fútbol entrenara en canchas de tierra, con piedras, y luego compitiera en los estadios de Boca o River. Eso es lo que sucede, son dos deportes distintos, distintas velocidades, distintas preparaciones y distintos rivales. En hockey, Gimnasia compite con inferioridad de condiciones en lo estructural, y sin embargo, llegó por primera vez a pelear una reclasificación E/F (ascenso).

La lucha se vivió este miércoles, el pueblo que no calla está destinado a cumplir los sueños. Eso sí, no hay que ceder, porque si se cede, si se abandonan esas metas, se hace imposible. No es un dato menor, que todas las chicas que integran el hockey son socias e hinchas de Gimnasia. Qué pasará con esas pequeñas, de apenas 8/9 años, que ven desde su lugar la lucha que llevan adelante todos, para que el palo choque con la bocha y haya una lobizona defendiendo con garra y corazon los colores azul y blanco. Poco parecen importar estas pequeñas en la mente del oficialismo, por ende, podemos decir: poco importan las socias de Gimnasia.

No es un reclamo por un capricho, es un reclamo por algo que se prometió, se dio por hecho y no se cumplió. Es un reclamo por la dignidad.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *