FÚTBOL PROFESIONAL

NO VOY, PERO ESPERAME

En momentos de enojo, bronca o indignación, la resignación de no ir a la cancha ronda la cabeza de uno, pero hay algo que se sobrepone a todo, el amor al club y los colores.

No hay manera de que cambie de opinión, Enrique. Por más de que sigas insistiendo, no voy a ir. Y viste como soy yo cuando tomo una decisión, no la cambio por nada. Porque así somos los hombres de antes, firmes, decididos, siempre al frente, llenos de convicción. No como ahora que por cualquier cosa ya piensan distinto, se dejan llevar por plata, y no les importa nada. No, yo no soy así me escuchas, Enrique. Y por eso tampoco pienso ir.

¿Para qué queres que vaya? ¿A renegar otra vez? ¿A seguir sufriendo por esta maldita racha? Para nada. ¿Vos te acordas aquellas épocas donde la palabra “clásico” era desmedida? ¿Donde éramos los dueños de la ciudad? Bastaba con la presencia de la camiseta azul y blanca para ganar el partido y festejar por toda la semana. Porque eran equipos distintos, jugadores distintos, técnicos distintos, ¡fútbol distinto!

No, Enrique, no me quieras llevar para el lado de la gente. Te conozco y me queres entrar por el lado sensible, porque nosotros somos los únicos que no cambiamos, que siempre estamos firmes, con cualquier distintivo albiazul. Antes alguna cinta, escarapela, pañuelo, ahora con banderas, camisetas, trapos. En las buenas, lo fácil, estuvimos ahí para viajar y acompañar al equipo aunque no se hayan logrado las cosas, pero en épocas de vacas flacas, también estuvimos ahí porque nuestro motor no son los triunfos, es el club.

Gimnasia y Esgrima La Plata, ¡qué nombre, carajo! El Bosque, Estancia Chica, el Polideportivo, el Bosquecito. Pancho Varallo, Arturo Naón, los hermanos Bayo, Charly Carrió, los Mellizos, Luquitas Lobos. Pedernera, Varacka, Nito Veiga, Sbrissa, Ramaciotti, el viejo Griguol.

¡Que joder, Enrique! El sábado nos encontramos en el mismo lugar de siempre, para después ir a la cancha. Eso si, no quiero comentarios de mi cambio de decisión, eh.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *