VOLEY

“CONTENTA POR EL LUGAR QUE TENEMOS”

Tanya Acosta, figura de las Lobas, habló en SOMOS LOBOS al aire de Radio Night y analizó el paso de Gimnasia por el Sudamericano y el cuarto puesto obtenido. Además, su vuelta al club: “Es una gran familia y es hermoso; no se vive en otro lugar”.

En el universo albiazul la nota destacada de la semana pasada fue la participación de Gimnasia en el Sudamericano de Clubes que se disputó en Belo Horizonte. Tras una gran participación del conjunto de Paula Casamiquela, las Lobas llegaron al cuarto puesto al caer con Regatas Lima.

Ya de vuelta en el país, Tanya Acosta habló en exclusiva con nosotros sobre el certamen de Brasil: “El análisis que hago es que los equipos brasileros están a un nivel diferente y superior al argentino. Después el de Bolivia y Perú eran los claves para nosotras; a San Simón lo superamos con tranquilidad y con Regatas no fuimos conscientes de que podíamos jugarle de igual a igual y se nos escapó. Todo es experiencia para lo que venga en la Liga, aprendimos de esos partidos que no hay que dejarlos escapar, sino marcar nuestro juego y ritmo. Contenta por el lugar que tenemos, somos el cuarto mejor equipo de Sudamérica, que no es poco. A seguir trabajando y buscar mejorar nuestro vóley”.

Si bien ya ha tenido experiencia en el certamen continental, la jugadora de Selección nos contó cómo vivió esa semana: “Los nervios siempre están, el día que una jugadora no tenga esos nervios en la panza antes de jugar un partido, es el momento del cierre de carrera. Más en un Sudamericano, jugar con esos equipos y te dan nervios porque jugas  con las mejores jugadoras del mundo. Querer jugarles y pensar que son humanas como nosotros, pero aprendes en el momento de ver sus gestos; es como una Liga Nacional, estas nervioso porque sabes todo lo que se juega”. En cuanto a esa experiencia, Tanya fue palabra de apoyo para las más chicas: “De mi parte lo que más quise trasmitir es que un Sudamericano no se juega todos los días, no todas las jugadoras tienen esa oportunidad y que lo aprovechen al máximo; que lo disfruten, que miren mucho vóley. Teníamos la posibilidad de convivir con los equipo y que vean hasta lo que comían; tenés la oportunidad de verlas al lado tuyo, quería trasmitirles que sean una esponja. Después si les tocaba entrar era una cuestión de juego, pero el resto era aprovechable”.

Uno de los puntos altos del tripero son el papel que le dan a las juveniles: “Depende el país donde vayas reglamentariamente piden varias juveniles, pero en el exterior para estar en un equipo de primer nivel tenés que ser una crack siendo juvenil. Son empresas que buscan un resultado y no un proyecto de jugadoras como se busca acá; más de proyectar y que salgan jugadoras, pero los equipos de las primeras ligas buscan sólo nivel para jugar”, explicaba la punta.

Ya pasando a su vuelta al club este año luego de una lesión, la jugadora argumentó: “Naturalmente me costó al principio por la lesión y estoy en una recuperación, intento ir partido a partido, mejorando en lo físico y volviendo a lo mental. Volver de una lesión no es fácil y es un conjunto de lo físico y mental para volver a acomodarse. Pero ya estamos con la cabeza en lo que viene de la Liga y preparándonos para este largo camino”. Sobre su regreso al Nethol, la Loba se explayó: “Fue una mezcla de sensaciones, a mi no me hubiese gustado volver con una lesión y que eso me haga quedar. Fui a entrenar y me dolía todo, pero el club me trato con un cariño enorme y me ayuda en el día a día. Conocí compañeras nuevas, estoy conociendo a Guada (Ascaso), a Lu (Nonnis), a Bere (Almeyda); a las otras chicas las conocía pero esta bueno conocer gente buena en el club”.

Acosta tiene una relación especial con el lobo, y la número quince lo reflejó: “Siempre dije que en Gimnasia es un club diferente, en mi experiencia. No se vive esa comunión con el público que siempre te va a ver; no tuve la experiencia que sea así en otro lado, es mi casa de vóley. Uno busca crecer y la necesidad de irte afuera para seguir capitalizando experiencia, pero sé que voy a terminar aca porque es mi lugar en el mundo. Aprendí mucho, quiero a mucha gente y me pone contenta estar con gente que me cuida y es muy importante la contención. Siempre me recibieron con mucho cariño, volva a mi casa con mi familia; ya pasan a ser parte de tu vida. Es una gran familia y es hermoso, no se vive en cualquier club”, cerró.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *