DEPORTES HOCKEY

“SE VE REFLEJADA NUESTRA LUCHA”

A días del debut en el Metropolitano, Juliana Olivero habló en exclusiva con SOMOS LOBOS y anticipó lo que se viene para las Lobizonas en el 2018. Además, el sueño del sintético: “La esperanza incrementa día tras día”.

Son días especiales para el hockey tripero: más allá de los trabajos que se hacen en el Bosquecito y el proceso llevado a cabo con #DejarLaUltimaHuella, este domingo será el estreno de las Lobizonas en el año recibiendo a Pucará “B”.

Para analizar el trabajo previo al encuentro del debut, Juliana Olivero habló con nosotros: “Tuvimos una pretemporada dura y larga porque fueron casi dos meses donde tuvimos mucha exigencia a nivel físico más que técnico, la idea era prepararse en lo que respecta a lo físico para mejorar el nivel, así que por ese lado contenta. Los amistosos fueron reflejos de ese trabajo, nos fuimos formando como equipo en ese proceso de reencontrarnos en la cancha con nuevas jugadoras, para eso sirvieron los amistoso, estamos trabajando para arrancar de la mejor manera el domingo el torneo”.

Las expectativas son siempre las mejores, la idea primordial es tratar de arrancarlo de la mejor manera y tratar de seguir ahí todo el tiempo. Es ir paso a paso, siempre pensando en que se puede dar más pero primero pensando en el primer partido de local para dar lo mejor”, y agregó sobre sus compañeras: “Al equipo lo veo bien, fuerte, con mucha expectativa, por ese lado espero que lleguemos a buen puerto pero somos muchas jugadoras, que eso da mucho cambio. Pero también conociendo a nivel juego que es lo que falta, pero al grupo lo veo unido y con mucha expectativa”, aclaró.

Comparando con lo que se viene, la defensora opinó sobre el 2017 para las albiazules: “El año pasado tuvimos altibajos, fue un año de mucho cambio, de mucha lucha, fue raro. La primera etapa fue muy buena, conseguimos el primer objetivo de llegar a la reubicación, y después nos costó porque jugábamos con equipos muy fuertes, pero tratamos de dar lo mejor con lo que estaba a nuestro alcance y con la satisfacción de al menos intentar dejar todo, más allá de los resultados”.

Otro punto alto de las Mens Sanas son sus categorías formativas, y Juliana no se olvida: “Las categorías menores son pibas que se les nota que le gustan el deporte, aman lo que hacen y tienen mucho futuro. Las veo entrenar y me doy cuenta que tienen esperanza y mucho futuro con sus equipos, son grupo de amigas y eso suma porque pueden ser once jugadoras u once amigas y eso te hace diferente a cualquier equipo; porque encima se viene una cancha que te ayuda un montón; motiva a todas las categorías”.

Justo sobre este último tema se quedó la Lobizona, que es la futura cancha de sintético: “La cancha es la motivación de cada día de entrenamiento, es ver como esa esperanza incrementa cada día, repercute en nuestro ánimos y es alegría. No vemos la hora de que ya esté terminada, de poder tener la alfombra para llevar a cabo nuestras técnicas. Ya es una locura pensar en que tu casa va a ser el lugar de entrenamiento y jugar es una motivación única; nos toca en el corazón porque es el sueño que luchamos tantos años”.

Sobre el cierre, Olivero contó lo que espera en lo personal con el club: “Es un sueño cumplido todo esto, este año se ve reflejada nuestra lucha así que este año es alegría total y lo único que espero es reflejar eso, porque pedimos lo que pedimos y hay que demostrarlo; en casa se va a ganar y luchar siempre, fieles a nuestro territorio de El Bosquecito; es pisar el césped y demostrar porque peleamos tanto por este lugar”, culminó.

 

Foto: Matías Amieva

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *