EL CLUB

EL RECUERDO DE PIOVOSO

“Del lado de mi familia se ocultó lo que pasó con mi tío. Me enteré cuando tenía 13 años, estábamos en una sobremesa y mi vieja dijo que tenía un tío desaparecido”, relata Sebastian, sobrino de Antonio Piovoso. El ‘Tano’, como le decían, nació en La Plata, era hijo de Antonio Piovoso y de Elsa Mangarelli, lo secuestraron en la Galería Williams, donde tenía su estudio. Estaba finalizando la carrera de Arquitectura en la Universidad Nacional de La Plata y había dejado de jugar al fútbol en Nacional de Mar del Plata hacía unos meses. En el Lobo estuvo 3 años, del ’71 al ’74 y atajó tres partidos, fue suplente del histórico Hugo Orlando Gatti.

De ojos “color turquesa” que a veces hacía combinar con sus camisas, andaba el ‘Tano’ en los pasillos de la Facultad de Arquitectura y se llevaba las miradas de las chicas. Se metió en el centro de estudiantes y militó muy poco con su amigo del alma, Humberto Moirano. Ambos recorrían los años de universidad. Estaban juntos en todo, incluso en el equipo con el que disputaban el campeonato interno de la UNLP. Piovoso hizo inferiores en Estudiantes hasta que, en 1971, se peleó con un director técnico de la tercera y llegó al Lobo, pasaron los años y era el suplente de Hugo Orlando Gatti, su ídolo.

El estilo era similar al del “Loco”, un arquero sin miedo, que jugaba con los pies y estaba atento bien adelantado para estar cerca de los atacantes rivales. En un partido, jugando en Estudiantes, salió hasta la mitad de la cancha para cortar a un rival. Eso lo hacía cada vez que podía. Siempre tomaba riesgos a la hora de atajar. En estos tiempos que corren se admira el juego de los arqueros alemanes, pero Gatti y Piovoso lo hacían ya en Gimnasia. 

La historia política de los Piovoso es poca, el padre de Antonio trabajaba en los ferrocarriles y había militado en el Gremio, pero en los años ’40. “Del lado de mi familia se ocultó lo que pasó con mi tío. Me enteré cuando tenía 13 años, estábamos en una sobremesa y mi vieja dijo que tenía un tío desaparecido”, narra Sebastian Piovoso, sobrino del ‘Tano’. La historia la comenzó a conocer a partir del 2009, ese bichito que le picó en esa cena familiar hizo eclosión varios años después. Él nació en el 79, cuando comenzó a investigar el pasado del tío tenía 30 y no aguantaba más. Su abuela, igualmente le daba señales: le regaló guantes de arquero y su casa estaba llena de cosas que pertenecían a Antonio. Un simple cenicero pasó de ser el “de la abuela” a ser “el cenicero del ‘Tano'”; en los juicios por la verdad, varios testigos narran el momento de la desaparición.

A Antonio Piovoso lo secuestraron el 6 de diciembre de 1977, allí en la Galería Williams. Hacía algunos días habían secuestrado al hermano de Jorge Martina, un amigo y compañero de facultad. Un grupo de civil llegó a 8 entre 48 y 49 buscandolo a Jorge; allí estaban Antonio Piovoso, María Patricia Luisoni, Humberto Moirano estudiando. Según Delma Eda Cocchia, que llegó cuando los policias ya estaban en el lugar, lo que ocurrió fue: “Apenas entré me pusieron contra la pared y me apuntaron con un arma en la cabeza (…) Me sacaron mis objetos personales y un señor grandote, morocho y con anteojos ahumados me preguntó cuánto hacía que no veía a Mingo (Martina)”. Moirano, por su parte, recordó que “preguntaban por Martina”. En los “Juicios Por la Verdad”, narra que Otilio Pascua, un estudiante de Arquitectura, estaba con el grupo de policias y fue el que señaló a Martina cuando llegó al lugar. Con una feroz golpiza lo dejaron casi inconsciente y pusieron a los testigos, menos a Antonio, a mirar por la ventana; al rato, cuando el grupo de tareas se retiró, no estaban: Martina, Piovoso y Pascúa, este último “fue hallado a orillas del Río de la Plata en 1978” según contó María Patricia Luisoni.

El ‘Tano’ jugó en Gimnasia en el 73 solamente tres partidos: “Llegó con edad de tercera en el 71, hizo inferiores en Estudiantes, y debuta en el ’73. Se peleó con un DT y se va. Lo han ido a buscar para que vuelva pero se quedó en Gimnasia”. En ese Metropolitano atajó ante Argentinos, donde hizo su debut (Foto); All Boys y Rosario Central, donde según cuentan, tuvo un error que le costó caro. En ninguno fue titular, sino que ingresó desde el banco de suplentes.

La historia sigue viva en un sobre gastado por los años de color amarillo, que guarda Elsa, su abuela. Allí tiene todo lo que quedó de Antonio: “En mi familia fue un tema tabú. En 2009 fui a ver a mi abuela, ella enseguida me mostró todo lo que tenía. Fotos, recortes de diarios, medallas, libretas, todo en un sobre amarillo. Con ella si se pudo hablar, empecé a contactarme con amigos y amigas de él”.

Sebastián viajó mucho tiempo en un Citroen. Un auto clásico de la época, primero estuvo pintado de gris y luego el abuelo lo pintó de turquesa, en la charla rememora: “Yo andaba ahí sin saber que era de mi tío”. Al poco tiempo el coche fue robado, una parte de la historia del ‘Tano’ se iba allí también. “En tanto, Héctor Alfredo Piovoso declaró por la desaparición de su hermano Antonio Enrique, secuestrado junto a Jorge Martina de un estudio de arquitectura de La Plata el 6 de diciembre de 1977. Piovoso no aportó más datos de los que haya en la causa sobre la desaparición de su hermano. Confirmó que el grupo de tareas que lo secuestró estuvo compuesto por personas vestidas de civil, y recordó que luego de la desaparición la familia sufrió amenazas y extorsiones”, está escrito en los juicios por la verdad del 8 de marzo del 2000 (link). “Mi viejo es  un año mayor que mi tío. Hablamos muy poco de él. Se que lo buscaba”, comenta.

Antonio Piovoso, Miguel Sanchez y Luis Ciancio son los tres deportistas desaparecidos que tiene el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata. En honor a ellos y a los 30.000, desde SOMOS LOBOS, pegamos el grito en el cielo para decir ¡NUNCA MÁS! Por Memoria, Verdad y Justicia.

Fotos: Gentileza familia Piovoso.

Fuentes:

Sobre el secuestro:

http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/juicios/laplata/1999/140499.htm

http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/juicios/laplata/2000/080300.htm

http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/juicios/laplata/2002/laplatre_041202.htm

Nota realizada entre Gabriel Luna y Camilo Balleto a Antonio Piovoso, año 2016.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *