DEPORTES HOCKEY

“QUEREMOS VOLVER A CASA”

Rocío De Oliveira y Nadia Sanabria pasaron por SOMOS LOBOS al aire de Radio Night y analizaron lo que fue la primera fase del torneo, con su clasificación al Top Ten. Además, se refirieron a la cancha de sintético y del clásico: “Es un partido que te juega la cabeza”.

Son días movidos en el Hockey de Gimnasia: tras su clasificación a la siguiente fase del Metropolitano, la cancha de sintético viene viento en popa a estrenarse próximamente y el cinco de agosto se medirán con Estudiantes en el primer clásico de la historia.

Sobre todos estos temas hablaron Rocío De Oliveira y Nadia Sanabria, que nos visitaron en el piso de la 91.5: “Estamos contentas con lo que fue la primera parte del torneo y cumpliendo los objetivos; primero buscamos ser un equipo compacto, tirar todas para el mismo lado y clasificar entre las diez primeras. Estamos muy contentas con los veintinueve puntos que obtuvimos y finalizar segundas, ante equipos que entrenan en sintético”. Al análisis, las jugadoras agregaron: “Lo principal es conocernos, para estar bien adentro y fuera de la cancha porque se ve. Íbamos a ser un equipo siempre, nos fue bastante bien y eso se reflejó en la cancha”.

En cuanto a cómo se toman los partidos cada domingo, puntualizaron: “Si bien siempre miramos la tabla, tratamos de no guiarnos por eso: capaz nos quedamos tranquilas con eso y después nos hacen partidazos. Nos enfocamos en nosotras, tratar de cansarlas a ellas basándonos en la velocidad y meterle al físico toda la semana”.

Ambas Lobizonas son de las que más años llevan en el club, y lo demuestran: “La relación cada vez es mejor, nos acomodamos al equipo y las que somos más viejas en el club siempre tratamos de meter a las nuevas en el equipo y que se sientan cómodas; porque si sienten eso maximizan el potencial. Compartimos muchas horas y nos terminamos haciendo amigas”, y resaltan la importancia que le dan a la disciplina: “La mayoría organiza su vida en relación al hockey, no podes salir el sábado porque jugas el domingo o los entrenamientos. Es re importante y todo lo que hacemos es alrededor del deporte”.

Los puntos anteriores los destacó la arquera: “Eso es lo más importante, siempre me quede por la gente, por los padres, por el cuerpo técnico y por las chicas. La mayoría se queda por eso, aguantando que tengamos la cancha y por el equipo”, mientras que la delantera sumó: “En el equipo se destaca primero mucha actitud, mucha garra y ganas de seguir y de correr. A veces nos hablamos mal pero sabemos que somos un equipo y eso es importantísimo”.

Otro de los puntos fuertes en la agenda para las Mens Sanas es el clásico que se va a disputar el domingo en City Bell. Ante esto, las albiazules comentaron: “Se viene bastante jodido el tema, no por como estamos en las tablas, sino porque es un partido que te juega la cabeza; tenemos muchas hinchas muy apasionadas, le vamos a meter y querer ganar siempre. La presión siempre viene de nosotras, pero apareció en todos lados que íbamos a jugar y caímos en la cuenta que era el clásico; influye el hincha”.

Pero si hay algo que hizo ruido en la semana para el deporte fue la llegada del sintético a El Bosquecito: “Cada vez que voy me siento más feliz, pienso que cuando este el sintético me pongo a llorar. Va a ser más visible, hay una cancha a cinco minutos del centro, no hay cancha así en La Plata; el resto está lejos. Es re importante para toda la ciudad, importante para nosotras y el hincha va a saber donde jugamos siempre; cerca del fútbol que es lo que más se ve. Es un lugar propio para nosotros”, afirmó Rocío mientras que la goleadora del equipo complementó: “Que las chicas tengan un sintético puede ser muy importante, pensando en todos los resultados que están logrando ahora sin la cancha. Con el potencial que tienen es muy importante, pueden pelear bien arriba y llegar a grandes lugares del Metropolitano. Nosotras apuntamos a un ascenso, pero sueño con que ellas aspiren a más”.

Sobre el cierre, las chicas apuntaron al futuro: “Nuestro deseo es jugar en El Bosquecito y queremos volver, no nos sentimos en nuestra casa jugando en otro lado, queremos que sea allí; ni en San Luis ni en Everton nos sentimos locales. Nosotros arrancamos jugando en El Bosquecito, en el Metropolitano de césped; el vivir toda la tarde ahí disfrutando con tus amigas es distinto a todo”, pero no se olvidan de todo lo que vivieron: “Primeros entrenamos en la UTN, luego en el Estadio y después en El Bosquecito con un reflector y las luces de los autos. Pensar que falta poco para algo que tanto peleamos que nos pone muy contentas. Empezar de abajo te da todo lo que tenés, te hace dar cuenta el esfuerzo y lo que cuesta tanto para los padres como para Lucia (Romagnoli)”, finalizaron.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *