FÚTBOL PROFESIONAL

ALEGRÍA TRIPERA

Gimnasia superó por la mínima a Olimpo de Bahía Blanca en Cutral Có, el ‘Mono’ Gómez le dio el pasaje a octavos. Ahora, deberá esperar al rival en la Copa Argentina, mientras cambia el chip.

De principio a fin fue un partido duro, ante un aurinegro que nunca se dio por vencido y la siguió peleando con sus armas. A pesar de tener un plantel con infinidad de juveniles, el equipo bahiense se la hizo difícil al de Pedro Troglio. El Lobo hizo lo suyo, un juego intenso, con una presión alta y con Santiago Silva como referente, tratando de jugar por las bandas para generar peligro.

Gimnasia avisó primero, un centro desde la derecha que lo encontró solo al “monito” Gómez que con un cabezazo a ‘quema ropa’ no pudo vencer a Lanziani. El golero bahiense despejó bien con los pies y evitaba que el Tripero se pusiera en ventaja cuando apenas iban 15 minutos de juego. La respuesta de los de Darío Bonjuor fue un cabezazo en el área chica que dio en el travesaño, pero después las ocasiones fueron aisladas y con poco peligro.

Parecía que se iban al descanso en tablas. Hasta que, cuando atacaba Olimpo cerca de los 40 minutos, Manuel Guanini despejó y lo encontró a Santiago Silva que con un toque resolvió y se la dejó a Juan Cataldi; este, con la cancha de frente, metió un pelotazo a la espalda de los centrales y, cuando Orozco corría para quedársela apareció, veloz como una saeta, Matías Gómez que se la llevó y con las uñas gambeteó a un apurado Lanziani; solo le quedó empujarla a gol al joven chaqueño, que gritó por primera vez en la máxima división.

En la segunda etapa el frío cordillerano se hacía notar, los hinchas albiazules cantaban en los tablones del Coloso de Ruca Quimey y le daban calor al partido. Poco pasó en el complemento, más allá de alguna que otra ocasión peligrosa. Pero el Lobo hizo su trabajo, simple y ordenado trató de mantener el resultado que no pudo ampliar por estar impreciso en la finalización.

Como puntos altos se destaca el partido de Santiago Silva, quién no estuvo bien abastecido para llegar cómodo a gol, pero las peleó todas, clave en la pelota aérea y un apoyo importante para los extremos. Matías Gómez fue el pícaro y veloz atacante, le faltó soltarse un poco más pero tuvo un buen partido; correcto Matías Melluso y Facundo Oreja; mientras que Fabian Rinaudo se hizo patrón de la mitad de la cancha.

En lineas generales quizás el rendimiento no fue el esperado, pero es más fácil para Troglio trabajar con el equipo victorioso, que dolido por derrotas. Ahora a pensar de lleno en la Superliga, ya que el rival de Copa Argentina habrá que esperarlo un tiempo, saldrá de: San Martin (T), Boca o Alvarado (MDP).

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *