FÚTBOL PROFESIONAL Sin categoría

ASÍ VA A SER DIFÍCIL

Mal partido de Gimnasia, que flaqueó a lo largo de 85 minutos, casi se lleva un triunfazo y se quedo con un sabor amargo por el empate del final. Fue 1 a 1, y en la proxima se asoma Patronato.

Que largo va a ser este torneo para el equipo de Troglio. Porque si bien la situación de afrontar cada partido como una final debido a la cercanía de los puestos de descenso ya es un factor que influye mucho, los rendimientos en esta Superliga no son alentadores. Gimnasia volvió a ser un equipo apático, sin ideas, sin superioridades, ya sean individuales o colectivas, y parece dispuesto a recibir un mazazo en cualquier momento.

Los ingresos de Comba y Tijanovich fueron las novedades, y se esperaba un equipo vertical y dispuesto a lastimar por los costados. El otro ingreso fue el de Perdomo, buen regreso tras un año, para darle una mano a Rinaudo con la marca en el mediocampo. Lo segundo se cumplió, porque el radio de Rinaudo se achicó y el capitán no tuvo que hacer grandes desplazamiento, y Perdomo buscó liberarlo del primer pase. Lo primero estuvo lejos de llevarse a cabo. Comba nunca apareció en cancha y el ex Defensa y Justicia estuvo más en el piso que atacando los espacios.

La falta de generación afecta al jugador que más sacrificio hace, algo que lo lleva a correr mal la cancha, como Silva, que fue el jugador albiazul que más cabeceó en las pelotas parada, pero en el plano defensivo. Una y otra vez, rechazó cada envío aéreo, y el único que no pudo evitar fue el del empate, porque ya no estaba en cancha. Gómez tiene arranques interesantes pero no puede darle constancia a las buenas resoluciones, ya sea para sí mismo, definió débil frente al arquero, como para el resto, le cuesta calibrar los centros.

Alexis, en mayor medida, y Piovi mantuvieron con vida al Lobo hasta el final. El golero intervino de gran manera hasta en tres oportunidades, mientras que el central anticipo, rechazó, evito un gol cantado de Bieler, cubrió cuanto pudo y corrigió errores ajenos, hasta aporto su cuota de pases verticales. El bajo nivel de Coronel y Oreja por la franja derecha de la defensa es aprovechado por cada rival que hay enfrente.

Ingresó Guevgeozian como único nueve, primera vez en el torneo, y cuando recibió el primer centro decente desde que llegó a Gimnasia, convirtió con un gran cabezazo desde la medialuna del área a falta de cinco minutos para el final del partido. Impensado. Bonifacio fue la otra cara de los cambios, porque, al igual que Óreja, tampoco pudo asegurar su sector y con una infracción evitable, e infantil, el local llegó al empate cuando había pasado un minuto del descuento.

Parecía destinado a perder, ganó durante cinco minutos y al final se trae un punto de Tucumán. Jugando de esta manera, le va a costar cada partido, sea el rival que sea, y tiene dos semanas para preparar el partido ante Patronato. Si San Martín era un rival clave, el Patrón es uno determinante porque no se puede esperar a que otros no sumen, sino sumar uno mismo.

Foto: Gimnasia Oficial.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *