FÚTBOL PROFESIONAL

‘SILVA’NDO VIENE

Ganó Gimnasia. El Lobo superó en el marcador al Tomba en un partido muy parejo. Martin Arias fue clave. Y con Silva, cantó victoria: “Dale pelado, no pares nunca mas”, diría Vilma Palma.

El primer tiempo no fue bueno para Gimnasia. La visita se aproximaba al arco defendido por Martin Arias y dominaba las acciones. En una de las más claras, Santiago García remató y Delfino vio mano de Matías Melluso. El juez principal señaló la pena máxima. Con un manto de silbidos, el “Morro” corrió lentamente a la pelota, remató y viajó mansa a la mitad del arco; el 31 albiazul se había arrojado hacia su derecha y atinó a tocarla con los pies. Fue el tercer penal que tapó Martin Arias en primera, en los dos anteriores (Racing y Tigre) le habían convertido en el rebote.

En el complemento la versión del Lobo mejoró considerablemente. Salió del vestuario con otro ímpetu. Tuvo en los pies de Jan Carlos Hurtado una chance clara de convertir, que se le fue larga al venezolano. El mismo vinotinto se retiró del campo a los pocos minutos para el ingreso y debut de Lucas Calderón. Con la posición del ex Estudiantes, Troglio buscó un hombre que le diera dinamismo al ataque. Aunque, minutos más tarde salió Tijanovich por Guevgeozián, cambio que luego sería clave a los pocos minutos. ‘Caldera’ se tiró a posición de 8 y se jugó con dos puntas de referencia. Ahí, volvió a poner en apuros al Tomba.

Los locales, a causa de la presión del Lobo, no podían salir con la pelota limpia desde abajo. Un claro ejemplo fue el gol, donde Coronel recuperó y buscó a posición del Armenio-Uruguayo, que con un control y un giro lo buscó a su compañero de ataque. Silva controló, se le fue apenas un poco larga pero llegó con la punta del botín a pasar a Angileri; con el lateral del elenco mendocino fuera de lugar, el arquero entró en la desesperación y salió apurado, la pelota bajaba y Silva no le quitaba la vista al lento descenso del balón. El arquero miraba al uruguayo, como que algo iba a hacer, y así fue, Ramirez quedó a la mitad de camino y el “Tanque” la tocó suave por arriba. La miró con los brazos en jarra, pensando ‘qué gol me salió’. Corrió desaforado al corner, agitando los brazos cual buitre que se lleva su objetivo. El “uruguayo, uruguayo” cayó nuevamente de las tribunas.

Los minutos corrieron y la visita presionó. Fue metiendo poco a poco a Gimnasia, que ya estaba con 10 por la mala expulsión de Lorenzo Faravelli. Faltando poco para el final, Licht la perdió en la mitad de la cancha y Rinaudo cortó con falta; el capitán había sido amonestado en la primera etapa y recibió la segunda tarjeta. Sobre el final, Martín Arias se vistió de héroe sacando un tremendo zapatazo de Angileri.

El Lobo volvió al triunfo de local, luego de lo que había sido la primera fecha y ahora piensa en Central Córdoba de Santiago del Estero, el rival de Copa Argentina. En el torneo suma 11 unidades de 24 posibles.

Foto: Gimnasia oficial

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *