ÚNICAMENTE BOSQUE

El Juan Carmelo Zerillo cumple este viernes 95 años. El porqué de festejar un nuevo aniversario y tener siempre presente la lucha por el patrimonio.

En la misma semana que nuestro querido estadio cumple un año más de vida, se conoció la intención de que River y Boca compartan cancha en la Capital. ¿Cuánto le importa al tripero? Poco, pero es una demostración de los tiempos actuales, donde se discute sobre la autonomía de los clubes y convertir todo lo que uno quiere y cuida en un negocio o por simple “facilidad económica”.

La platea que se estrenó en 2016 no tiene un nombre al azar: Néstor Basile fue un periodista y militante por la causa albiazul, donde movilizó (junto a miles de hinchas) para que Gimnasia juegue siempre en su PROPIA cancha y no en el Estadio que estaba construyendo la Provincia de Buenos Aires en la década de los ´90. Como pocos, el “Ronco” siempre se manifestó en contra de mudar la localía, algo que lamentablemente terminó pasando a mediados de 2006 y el club tuvo unos años nefastos en el estadio de 25 y 32.

La pelea de Néstor y del pueblo albiazul no se puede olvidar porque la discusión siempre está presente: sin ir más lejos, el año pasado el presidente del club quería ir a jugar al Estadio Ciudad en el encuentro ante Boca por el simple hecho monetario. Más allá de las voces en contra y a favor de la medida institucional, queda claro que todavía la posibilidad de que nos alejen del Bosque está latente, y que por intereses que no terminan de ser realmente transformadoras para la coyuntura del club se termina perdiendo patrimonio y recuerdos para los hinchas en su cancha.

En tiempos donde los periodistas se cuestionan por qué los equipos de la misma ciudad no comparten estadio, como si fuera lo mismo sentarte en una butaca gris genérica o en el mismo lugar que lo hizo tu familia durante décadas y poder disfrutar de los árboles y el aire que solo tiene el bosque de nuestra ciudad, resulta destacable el trabajo de la cuenta oficial del club a lo largo de estos días, junto a la gran labor que hacen en Cultura y Museo y los diversos medios partidarios, resaltando los hechos que sucedieron en 60 y 118: la presencia de la Selección en nuestro verde césped, ser declarada patrimonio arquitectónico de la ciudad o, para los más reciente, la hazaña del 2009 con los goles de Franco Niell y las Triperas presentes el 23/3/19.

 Tampoco es necesario que haya hechos memorables para el colectivo, sino el simple hecho de ir acompañado de tus viejos/abuelo o amigos a ver una fecha del torneo de resultado olvidable, pero que queda en la memoria de uno por la linda rutina de visitar tu casa, de ver esos colores por lo que tanto esperas en la semana. El hecho es claro; en un club social como el nuestro, más allá de cualquier bombardeo mediático y los tiempos que corren de negocio deportivo, nunca se puede poner en duda dónde debemos estar: 60 y 118.

Foto: Martín Molinero

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *