“SABEMOS QUE ESTE EQUIPO Y GRUPO NO TIENE TECHO”

Leticia Da Rocha habló con SOMOS LOBOS y analizó el arranque por parte de las Lobizonas en la segunda ronda del Metropolitano. Además, la importancia de jugar en casa con el sintético propio: “Creo que el bosquecito y la localia son símbolos y parte importante de la identidad nuestra”.

Fin de semana de parate para las Lobizonas: luego de lo que fue la dobel fecha, este sábado las triperas no tendrán acción y aguardarán por el próximo veinte de este mes para visitar a Monte Grande por la decimoséptima fecha.

Quien analizó junto a nosotros los dos partidos de la semana pasada fue Leticia Da Rocha: “La doble fecha creo que fue positiva para nosotras. En las últimas semanas notamos cierto crecimiento del grupo y del equipo, por eso haber conseguido esos 6ptos nos sirvió para verlo materializado con resultados concretos. Si bien somos conscientes de que eran 6ptos que no se nos podían escapar, nos había ido bien anteriormente, y más allá del resultado, en cuanto al juego creo que nos posicionamos de otra manera. Intentamos plasmar algo de lo que veníamos trabajando y animarnos a probar cosas nuevas. Obviamente es un crecimiento continuo y siempre hay cosas para mejorar, más que nada esas constantes que se repiten y son las que más cuesta desaprender. Pero sabemos también que este equipo y grupo no tiene techo”.

Estos dos partidos dieron el inicio de la segunda ronda: “Intentaremos revertir algunos resultados que por ahí se nos escaparon por estas constantes que seguimos trabajando para poder llegar de otra manera y mejor posicionadas a los partidos más duros. Hubo uno en particular que se notaba lo aceitado que tenían su juego y a nosotras nos agarró en un momento de cambios y se notaron los desfasajes, todavía estamos acomodándonos al sistema de juego, pero ahora ya con un mínimo recorrido hecho y con ciertos movimientos de apertura y crecimiento que se produjeron. Me parece que cada partido es una instancia para medir la distancia que tenemos para lo que queremos lograr y en la semana es trabajar eso y ajustar y reajustar en función de eso después ir redoblando la apuesta y redefiniendo metas”, comentó la entrevistada.

Con respecto a lo que dejó la primera ronda, la oriunda de Magdalena fue clara: “Creo que asistimos a un momento de transición y de mucha paciencia, esto lo tuve presente desde antes de comenzado el torneo, tiene que ver con múltiples aspectos. Hubo muchos cambios en el camino, tanto del cuerpo técnico, jugadoras, una nueva categoría y otros cambios estructurales nada menores. Es el primer año que entrenamos en sintético, la primer semana nos dolían músculos distintos y no por no tener estado físico, creo que no hace falta que aclare todo el laburo que hicimos el año pasado y en pretemporada con el PF. Esas molestias tienen que ver con el cambio que significó el entrenar en otra superficie y posturalmente de otra manera. Entonces si el cuerpo es el primer registro de ese cambio y tarde en acomodarse, imagínate el resto de cosas. Por eso es clave ser pacientes y entender que no se saltan los escalones de a cinco, cada proceso tiene sus tiempos y condicionantes, por eso para analizar la primera ronda y no caer en un mero reduccionismo numérico, que no dice nada, hay que tener en cuenta todo esto”.

Entre esos cambios que destacó la jugadora fue la incorporación de Berto como DT: “A Juani lo estamos conociendo y él a nosotras. Particularmente no soy de apresurarme, ni me gusta tampoco, formarme una opinión de alguien tan rápido. Además sería incoherente con lo que estoy diciendo, esto de que estamos en un proceso de transición y él, justamente, llega en el marco de un proceso que ya estaba en marcha y un torneo que también lo estaba. Si puedo decir que se lo nota con mucha predisposición, ganas y compromiso y eso se nota en como interviene y a veces en su cara después de un partido (risas). Busca potenciar nuestras virtudes, lo que genera un clima de confianza intra-individual e intergrupal que es una base indispensable para cualquier propósito grupal”. Y agregó ante las órdenes del entrenador: “Nos pide que presionamos bastante y que seamos más ofensivas, que nos animemos a probar y que seamos pacientes cuando tenemos la bocha y para quitar. A largo plazo consolidarnos como equipo y grupo, algo que comparto plenamente, son dos cosas distintas a las que ya he hecho mención en otra nota, y tiene que ver con esto de que los nombres propios pasan, los sistemas de juego cambian; pero lo que no se tiene que perder son los valores, la identidad y el sentido de pertenencia, esa es la huella más importante que podes dejar”.

Ante la posibilidad con la que cuentan este año de jugar en el Bosquecito, la delantera remarcó: “Jugar de local es todo lo que está bien, es lo que tanto quisimos, lo que tanto esfuerzo significó. Por eso creo que el Bosquecito y la localia son símbolos y parte importante de la identidad nuestra, son símbolos de lucha y sacrificio y de lo que podemos lograr cuando empujamos todxs juntxs en manada”.

Por último, Leticia destacó lo que busca con el equipo: “Mis objetivos personales con el equipo los pienso en función de los que co-construimos para el grupo y el equipo. En un deporte colectivo, como es el hockey en este caso, los objetivos personales van a remolque de los comunes, invertir esa relación tiene otros efectos, a mí parecer, contraproducentes”. La Lobizona lleva tres goles anotados en la temporada.

Foto: Hockey CGE

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *