Gimnasia cayó 2 a 0 ante River y alcanzó los siete partidos perdidos al hilo; ocho sin ganar en Superliga y once en total. El albiazul debe dar vuelta la historia rápidamente, sino será tarde.

—¿Donde hay que meter mano? —Preguntó el de la televisión a Diego en el campo.

—En todos lados —respondió él, caminando en el césped del Juan Carmelo Zerillo, con su gorra verde del “Che” Guevara.

Una nueva derrota. Ya parece no sorprender Gimnasia; el estado del Lobo es de caída permanente. No puede parar el sangrado de una herida que lentamente se hace más profunda. Parece no haber fondo; el aliciente, mínimo, es que los otros pierden. Pero es, más grave aún, dejar en el camino puntos que, antes, no solías regalar. ¿Era un River con figuras individuales? Si; con un Álvarez encendido, algunos chispazos de Carrascal y con la jerarquía de Rojas, Pinola, Zuculini y el inoxidable Scocco. Con eso, y capaz con menos, le alcanzó a River para doblegar a un Gimnasia que no encuentra el camino. Diego está lejos de ser el culpable de este momento; un plantel armado por otro entrenador, sin suplir las faltas importantes en determinados puestos, y ajustado a la pobre billetera de Gimnasia, sumado a las fallas en los últimos mercados; elaboran un cóctel peligroso.

Carrascal puso el 1 a 0. Un error, frente a una buena tarea del millonario moviendo la pelota, lo dejó al colombiano en situación de gol. Paradela, si el volante ofensivo, no llegó a cerrar y atrás llegaba Morales, cruzando toda la cancha. Ma defensa quedó mal parada, marcó mal; pero tampoco la jugada se cortó en la contención. En el segundo tiempo, el encargado fue Scocco, tras un error defensivo, el delantero puso el 2 a 0.

Gimnasia tuvo sus chances, empujado por la gente, con las ganas de Tijanovich y algún destello de los ofensivos: Paradela, Aleman, Comba, Velazquez. Y especialmente en la pelota detenida, donde estuvo cerca de marcar Manuel Guanini con un notable cabezazo que tapó muy bien Bologna; el arquero millonario, cuando fue llamado a intervenir, lo hizo muy bien.

Párrafo aparte para Matias Miranda, el chico nacido en el año 2000 que es una de las promesas del Lobo, tuvo su debut en la máxima categoría del fútbol argentino. Tuvo destellos de buen fútbol y claridad en algunos pases. Pero el contexto no fue favorable para que el ‘Zurdo’ demuestre todo lo que sabe. Le espera un gran futuro.

Ahora el Lobo volverá el lunes a los entrenamientos, pensando en Godoy Cruz. Ya son siete las derrotas consecutivas, ocho en Superliga y once partidos en todas las competencias. La última victoria del Tripero data de los octavos de final de la Copa Superliga, cuando venció a Defensa y Justicia; mientras que la última vez que sumó de a tres en los promedios fue en la última del torneo pasado, cuando venció a Colón en El Bosque.

Síntesis 

Gimnasia: Martin Arias; Morales, Guanini, Guiffrey, Melluso; Ayala; Comba, Aleman, Paradela; Tijanovich y Velazquez.

DT: Diego Armando Maradona

Suplentes: Insfran; Coronel, Caire, Bolivar, Vargas, Miranda, Spinelli

River: Bologna; E. Lopez, Rojas, Pinola, Gallardo; Carrascal, Sosa, Zuculini, Angileri; Alvarez y Scocco.

DT: Marcelo Gallardo

Entraron en Gimnasia: Miranda x Tijanovich, Vargas x Comba y Spinelli x Alemán.

Goles: Carrascal y Scocco (R)

Árbitro: Patricio Loustau

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *