Gimnasia golpeó 4 a 0 a Newell’s en Rosario y llega entonado al Clásico. El equipo de Maradona regresó a la victoria con una diferencia atípica, volvió a convertir cuatro goles como visitante. Suma siete puntos, todos fuera de La Plata.

Se viene el Clásico el próximo sábado en El Bosque, un partido aparte de lo que es el torneo en sí. Gimnasia, aunque suene raro, no pudo ganar de local en el torneo; todos los puntos obtenidos fueron en condición de visitante, con dos victorias y un empate.

Rosario fue una fiesta en los últimos dos días. Miles de hinchas de Newell’s y otros Maradonianos, se acercaron al hotel para saludar a Diego; en el Coloso Marcelo Bielsa fue una fiesta absoluta, donde lo recibieron con: un mosaico con el 10, globos, fuegos artificiales, banderas, aplausos y más aplausos al ritmo de “Maradona jugó con esta camiseta”. Le regalaron un cuadro y un sillón; sí, un sillón que parecía un trono. Allí vio el partido al costado del campo de juego. Fue recibido en el césped por jugadores de Newell’s, dirigentes y por el calor de los hinchas, mientras salía caminando lentamente desde una de las esquinas de la cancha.

El partido se tornó parejo en un inicio, donde Newell’s quería imponer la localía. Alexis Martín Arias y una defensa atenta, impidieron que la Lepra se pusiera en ventaja en las pocas que tuvo. Mientras que Gimnasia en la primera etapa fue reducido a jugar de contra, donde no pudo aprovechar Matias Garcia una oportunidad clara, que terminó tirandola por arriba del travesaño.

Sobre el final del primer tiempo, tendría premio. Nicolás Contin tomó la pelota en tres cuartos del campo de Newell’s y avanzó, remató desde lejos, como se lo pide Maradona, al mejor estilo Mendoza, pero la pelota rebotó en Gentiletti y descolocó a Aguerre y se metió lentamente en el arco leproso.

El complemento fue atípico. Enseguida Gimnasia golpeó con Maximiliano Caire a los cuatro minutos, una jugada colectiva por derecha agarró mal parado a Newell’s y el lateral se fue metiendo como “9”, donde apareció por sorpresa entre los centrales para definir a la derecha abajo. A los dos minutos, Nicolás Contin, el mejor jugador de Gimnasia, ingresó por la medialuna del área ganbeteando, se hizo el espacio y disparó; atajó Aguerre, pero dio un rebote alto, y allí apareció Horacio Tijanovich saltando para impactar la pelota de cabeza y marcar el 3 a 0.

Pero eso no iba a ser todo. Newells ya estaba vapuleado. Más allá del aliento de su gente, no encontraba como entrarle a la defensa de Gimnasia para generar peligro. Y si parecía poco, el que se anotaba en el marcador a los diez del complemento, era Matias Garcia. El “Caco” ejecutó un córner desde la derecha con su pierna zurda, fue directamente al primer palo, donde el defensor erró en el rechazo y se metió al lado del primer palo de Aguerre. Otro gol olímpico en Gimnasia, como aquel de Alemán a Olimpo hace aproximadamente dos años.

Gimnasia volvió al triunfo, otra vez convirtiendo cuatro goles. Por primera vez en Superliga no le convirtieron. Ahora todos los cañones apuntan al Clásico del próximo sábado en El Bosque.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *