“ES IMPORTANTE QUE NO PIERDAN EL CONTACTO CON EL EQUIPO DE TRABAJO”

Aluminé Martín, exjugadora de las Lobizonas y psicóloga deportiva, habló con nosotros sobre el rol del deportista en momentos de cuarentena y las consecuencias en épocas de aislamiento.

El momento actual es una rareza para todos, y aún más para aquellos que están todo el tiempo en movimiento, siendo los deportistas uno de las profesiones más afectadas. Por eso, la importancia de no perder el entrenamiento y las actividades físicas son vitales en estos tiempos.

Pero la frase Mens Sana in Corpore Sano no es por nada: a la par de la actividad física también está la mental, y acá empiezan aparecer como esenciales el rol de los psicólogos y todo aquel que pueda ayudar en el ánimo de los mismos. María Aluminé Martín, quien supo ser capitana del hockey tripero y campeona con las categorías formativas como entrenadora, es también psicóloga clínica y deportiva y habló con nosotros sobre estos tiempos de encierro y sus consecuencias.  

-¿Cómo se analiza este momento para los deportistas desde la psicología?

Es un momento de mucha incertidumbre. Puede transformarse en un momento complejo ya que los deportistas están acostumbrados al movimiento a realizar mucha actividad física diaria. Necesitan la descarga, necesitan entrenarse y hoy tienen más limitaciones para ello. Cuantas más limitaciones tengan para entrenar, más difícil puede volverse este momento. No todos cuentan con los mismos recursos ni espacio; es importante que no pierdan el contacto con el equipo de trabajo

-¿Hay recomendaciones específicas para ellos? ¿Se tiene en cuenta desde qué contexto social y económico se trabaja?

Sí, que intenten ponerse objetivos cortos, manteniendo el estado físico. Esto ayudará a mantenerse activos, en forma, retroalimentando el estado mental. No se sabe cuándo volverá la competencia, pero sí que volverá y para ello será bueno haberse mantenido en forma y en eje. En un equilibrio físico y emocional. Hacer meditación es una buena técnica que ayuda  a mantenerse centrado desde el aspecto psíquico. Es esperable que cada cuerpo técnico tenga en cuenta el contexto de cada deportista, pero dependerá de cada equipo de trabajo.

En contexto de distanciamiento social y la obligación de quedarse en sus casas, Aluminé viene trabajando también desde las redes sociales: en la página de Instagram Psicoeducación, salud, deporte (psico.salud.edu.deporte) comparte consejos y referencias para poder comunicarse con ella.

Foto: Gimnasia Hockey

-¿De qué trata la psicoeducación? ¿Sobre qué hace eje?

La psicoeducación tiene el fin de aumentar el conocimiento y la comprensión de la enfermedad mental, de uno mismo y las circunstancias, permitiendo afrontar los procesos de manera efectiva. A mayor conocimiento se espera que haya un menor grado de estigmas y sesgos. Es un concepto amplio que permite conocer características de patologías, de procesos internos que pueden suceder, para poder estar preparados, para comprender, para no prejuzgar y afrontarlos de la mejor manera.

-¿Hay diferencias claras entre los deportistas profesionales y los amateurs?

Sí, por supuesto. Para el deportista profesional su trabajo está en juego. Tiene una exigencia mayor para mantenerse activo. Entrenarse es un deber. Para el amateur es distinto, puede que esté con trabajo desde el hogar, con otras tareas. Entrenarse se dará solo si hay motivación intrínseca. No recibirá otra retribución más que su propia satisfacción. Y el encierro está ligado a ello. Después a cada persona puede afectarle de distinta manera.

-¿Cuánto se apoyan los deportistas en el asesoramiento psicológico? En caso de ser así, ¿Hay algún rasgo característico en común?

Depende de cada deportista. Es esperable que los que cuenten con un psicólogo en el equipo o lo tengan de manera personal lo hagan. Si bien cada vez son más los que cuentan con uno/a no todos los deportistas tienen. Los rasgos comunes pueden ser los mismos que se observan en general en la población, propios del estar tanto tiempo encerrado como irritabilidad, ansiedad,  sentimientos de tristeza,  desesperanza. Pero es subjetivo y depende de la capacidad de afrontar adversidades, de los recursos que cuente, si está o no acompañado,  si hay apoyo del cuerpo técnico y compañeros, entre muchos otros factores.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *